Mejor Precio Garantizado

10% Descuento - No reembolsable
-10% 
Más información

Historia del Hotel Casa Fuster

El Hotel Casa Fuster, construido en 1908 y totalmente restaurado en el año 2013, nació de la rehabilitación del emblemático edificio modernista conocido como “Casa Fuster“, obra del famoso arquitecto catalán Lluís Domenech i Montaner. Podemos definirlo por lo tanto como el hotel de diseño por antonomasia.

La casa fue un regalo del señor Fuster a su esposa, con la intención añadida de embellecer la ciudad de Barcelona. Fue la obra póstuma del arquitecto en la capital catalana y en su momento se consideró la casa más cara de la ciudad debido a los materiales utilizados, entre ellos mármoles de alta calidad.

La cadena Hoteles Center adquirió el edificio en el 2000 y lo rehabilitó respetando al máximo la originalidad del edificio y, a la vez, potenciando la singularidad y espectacularidad de tan fantástica pieza arquitectónica. El hotel abrió las puertas en el 2004.

La Casa Fuster no tan sólo culmina la obra de Domènech i Montaner, sino que es el edificio que, con la máxima dignidad, corona y cierra el barrio del Eixample, y es asimismo representativo del período más próspero y de mayor esplendor de la Barcelona del pasado siglo.

De cerca

En 1908, el arquitecto Lluís Domènech i Montaner, responsable además de obras como el Palau de la Música Catalana iniciaba en Barcelona la construcción de un edificio por encargo de Mariano Fuster i Fuster, caballero de la alta sociedad mallorquina. Éste, cuyo apellido marcaría para siempre al edificio, pretendía regalar una casa a su mujer, Consuelo Fabra i Puig a la que había conocido en la capital catalana. Comenzaba así la historia de la Casa Fuster.

La historia en estos cien años ha sido intensa. Desde 1911, la Familia Fuster i Fabra entró a vivir en su planta noble, la Casa Fuster fue considerada por aquel entonces como el edificio más caro de la ciudad y en el año 1922 el inmueble fue adquirido por D. Jaume Ymbern Fort. Este edificio se consolidó como epicentro cultural de la ciudad en un principio desde el Café Vienés, inaugurado en el inicio de los años veinte y que fue punto de encuentro y lugar de reunión de tertulias artísticas y culturales, y también de miembros de la alta sociedad y hoy con el impulso de diversos eventos culturales, sociales y artísticos promovidos por Hoteles Center.

En 1960 la compañía eléctrica ENHER compró la casa por 11 millones de pesetas y, tras un intento fallido de demolición al que toda la sociedad barcelonesa se opuso, procedió a su restauración. Finalmente, su inmersión en el mundo hotelero llegó en el año 2000, cuando fue adquirida por Hoteles Center que tras una ambiciosa pero respetuosa remodelación, lo convirtió en Hotel Casa Fuster, 5* Gran Lujo Monumento.