Mejor Precio Garantizado

+34 902 202 345

Reservar aquí tiene ventajas

Historia del Hotel Casa Fuster

El Hotel Casa Fuster, construido en 1908 y totalmente restaurado en el año 2004, nació de la rehabilitación del emblemático edificio modernista conocido como “Casa Fuster“, obra del famoso arquitecto catalán Lluís Domenech i Montaner. Podemos definirlo por lo tanto como el hotel de diseño por antonomasia.

La casa fue un regalo del señor Fuster a su esposa, con la intención añadida de embellecer la ciudad de Barcelona. Fue la obra póstuma del arquitecto en la capital catalana y en su momento se consideró la casa más cara de la ciudad debido a los materiales utilizados, entre ellos mármoles de alta calidad.

La cadena Hoteles Center adquirió el edificio en el 2000 y lo rehabilitó respetando al máximo la originalidad del edificio y, a la vez, potenciando la singularidad y espectacularidad de tan fantástica pieza arquitectónica. El hotel abrió las puertas en el 2004.

La Casa Fuster no tan sólo culmina la obra de Domènech i Montaner, sino que es el edificio que, con la máxima dignidad, corona y cierra el barrio del Eixample, y es asimismo representativo del período más próspero y de mayor esplendor de la Barcelona del pasado siglo.

Orígenes

El Sr. Mariano Fuster i Fuster, caballero de la alta sociedad Mallorquina, conoció en Barcelona a la Srta. Consuelo Fabra i Puig, hija del Marqués de Alella.

El Sr. Fuster le quiso regalar una casa a su esposa y decidió comprar el edificio situado en Paseo de Gracia nº 132. En 1905 obtuvieron los permisos necesarios para derribarlo y construir una casa espectacular a la vista de Consuelo Fabra i Puig y la ciudad Condal.

Se encargó del ambicioso proyecto el arquitecto Luís Domenèch i Montaner, quien diseñó y construyó la casa bajo la supervisión de Consuelo Fabra i Puig. Mariano Fuster puso la casa a nombre de su esposa y le dedicó un rosetón, que se encuentra en la fachada de la calle Jesús con las iniciales CF.

El Sr. Domenèch i Montaner, arquitecto modernista de renombre internacional y autor entre otras obras del famoso “Palau de la Música Catalana”, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, construyó la Casa Fuster con tres fachadas de gran impacto, sobre todo por sus detalles y expresividad.

Las obras empezaron en 1908 y en 1911 la Familia Fuster i Fabra entró a vivir en su planta noble. En 1911 la “Casa Fuster” fue considerada la casa más cara de la ciudad por el material utilizado en su construcción, entre ellos mármoles de alta calidad. La fachada de la casa fue la primera hecha con mármol blanco en la ciudad Condal.

Debido al gasto tan elevado de la construcción de la Casa, la Familia Fuster-Fabra dejó de vivir en ella a principios de los años 20.

A partir de entonces la zona del Café Vienés tuvo varias funciones: negocios pequeños como un barbero y un Colmado. Lo que es hoy la Sala Domenèch i Montaner era a mediados de los 50 una sala de baile con el nombre de “El Danubio Azul”.

En 1962 la empresa ENHER (compañía eléctrica) compró la casa con la intención de derribarla y edificar un rascacielos. La sociedad barcelonesa se puso totalmente en contra, y gracias a numerosas protestas y artículos en la prensa se pudo evitar esta catástrofe. Consiguieron que ENHER, no solamente no derribara la casa sino que se comprometió en hacer una restauración al edificio, que se acometió entre 1962 y 1974, y la última en 1995. (Todas de manera básica).

En 1999 La “Casa Fuster” se puso a la venta y en el año 2000 la compró Hoteles Center transformándola en el actual Hotel Casa Fuster.

¡Aprovecha nuestros descuentos!

Más información